Nada Personal: Facundo Vidal

Nada Personal: Facundo Vidal

Nada Personal: Facundo Vidal

El viernes 3 de agosto en Patio de Actores se estrena Como los terremotos que solo dejan escombros, de Tato Cayón, basada en una idea de Facundo Vidal.

Estuvimos charlando con el artista sobre la obra, el proceso de ensayos, su vida como actor y hasta el Pánico Escénico 🙂

Estás a punto de estrenar una obra muy personal, en la que además sos protagonista. ¿Qué cuenta Como los terremotos que solo dejan escombros?

Como los terremotos… cuenta la historia de Santiago, quien luego de su separación, decide mudarse para comenzar una nueva vida y dejar atrás el dolor que provoca haber perdido un gran amor. Sus amigos, Esteban y Lucía, lo acompañan en ese momento de difícil transición, hasta que unas horas después de esa mudanza, la llegada repentina de Esteban, luego de una discusión con Lucía, pone en jaque la amistad con Santiago. Y sólo basta esa noche para que la desmesura de sus cuerpos hablen. La obra se mete de lleno en los sentimientos encontrados entre la amistad, el amor, el sexo  y una profunda confusión que genera un terremoto de emociones que los desbasta. Luego de algunas semanas, los personajes intentarán, cada uno a su manera, recoger esos escombros, para recomponer y reconstruir lo que tal vez sea imposible dado que ya nada será igual.

¿Cómo surge la idea de hacer una obra sobre esta historia y cómo fue delegar en otro la tarea de escribirla y dirigirla?

 Fue difícil. Si bien uno a veces cranea las ideas, al no tener las herramientas dramatúrgicas para plasmarlas en un libreto, se complica en querer contarla uno mismo; y ahí es donde te das cuenta que no queda otra que delegar (cosa que me cuesta muchísimo). De hecho esta no es la primera versión de la obra. Hace unos años, cuando decidí empezar a jugar con la idea de teatralizar esta historia, se hizo una primera escritura pero no funcionó. Este último verano, por recomendación de una amiga actriz, le conté la idea a Tato Cayón; quien entendió de entrada adonde quería ir y que quería contar porque en menos de un mes la estábamos registrando en derecho de autor (Ríe).

¿Cómo fue el proceso de ensayo?

Si lo miro desde hoy, fue muy divertido. Y anecdótico. Las primeras tres semanas lo teníamos a Tato en el sur y vía whatsapp nos tiraba marcaciones y consignas con las que ensayábamos y le mandábamos luego el ensayo filmado para que nos hiciera la devolución. Para sorpresa nuestra como de él, funcionó muy bien este método. Una vez que llegó y los ensayos fueron presenciales, sólo profundizamos en lo trabajado y seguimos adelante con el resto de la obra.

¿Qué te gustaría que la obra genere en otras personas?

La posibilidad de cuestionarse, de permitirse, de jugársela por lo que les pasa frente a un otro sin pensar tanto en las consecuencias. Hay algo de lo verdadero en lo que estos personajes sienten, que te hace ver que más allá de que los resultados a veces no sean lo que nos esperamos, vale la pena no reprimir el deseo. No quedarse con el famoso “lo que pudo haber sido”.

 

Como actor tuviste papeles en televisión, cine, teatro y publicidad. ¿Cuál es la diferencia entre esos rubros y en cuál te sentís más cómodo?

La diferencia es enorme, cada ámbito es muy distinto a otro si bien en todos ejercés la misma profesión. Actuar en cada uno de ellos es algo maravilloso, pero para no padecerlo hay que saber encontrar desde donde pararse en cada rubro. Con eso en claro, uno se siente cómodo en todos. En tv, por ejemplo, hay una cosa más de lo inmediato, de lo rápido; que varía en el cine donde podés trabajar con mucho más tiempo el personaje y encontrarle matices, facetas. En teatro es en verdad donde más expuesto estás: no hay un “corten”, un “grabamos de nuevo”; salís a escena y ahí ya está tu público esperando a verte. No hay lugar al error. Salís a dar lo mejor de vos hasta el final, sin interrupciones.

 ¿Recordás alguna situación que te genere Pánico Escénico? (No necesariamente en la actuación) ¿Cómo hacés para superarlo?

 Responder entrevistas (Chiste). No se si hay algo en particular que me genere “pánico escénico”, sí hay algo similar cada vez que salgo a escena en una obra; y que ni la experiencia ni los años me hizo superarlo. Incluso creo que es un miedito que jamás se irá y que da una linda adrenalina que es parte de este ritual de actuar.

Por último, ¿qué podrías decirle a una persona que está por dar sus primeros pasos en la actuación?

Que estudie mucho, que entrene no con un solo “maestro” o “maestra”, que transite por varios y se quede con lo mejor de cada técnica. Y que no hagan por hacer. Por que no se trata de “estar haciendo todo el tiempo” si no más bien de “todo el tiempo para hacer”. Que cada obra o proyecto en el que se embarquen les guste, les sea interesante o les deje algo. Ese es el mayor regalo que te podés hacer y hacerle al público. Disfrutar.

 

———————————————————————————————————————

Como los terremotos que solo dejan escombros

De Tato Cayón

Con Facundo Vidal, Pascual Carcavallo y Lucía Tirone

Viernes 22.30hs, a partir del 3/8

Patio de Actores (Lerma 568)

@comolosterremotos