Ser Actriz

Ser Actriz

Ser Actriz

Estuvimos con la talentosa actriz, bailarina, dramaturga y directora Ariadna Asturzzi, hablando de sus comienzos en el teatro, de su carrera en el cine y la tele, de su club de fans, del Cervantes y del futuro.

Acá tienen la nota completa.

Empezaste a estudiar teatro de muy chica en tu Rosario natal ¿Qué recuerdos tenés de esas primeras clases y de ese primer encuentro con tu vocación?

Empecé a estudiar a los cinco años y algo muy divertido de ese primer acercamiento a la actuación es que comencé estudiando “Declamación y teatro”. En ese momento una profesora muy grande daba estas actividades en la escuela primaria a la que yo iba en Rosario y pregunté que era, mi mamá me lo explicó de una manera muy divertida y me entusiasmé. A pesar de ser una actividad tal vez antigüa, para cómo se encara la actuación hoy, me sirvió mucho para aprender a memorizar textos, a acercarme a materiales dramáticos y poéticos desde el juego, para pararme frente a alguien a decir un texto e interpretarlo. Fue una etapa divertida y muy lúdica, pero con mucha rigurosidad que me enseñó a disfrutar con disciplina, algo que considero fundamental para un actor.

¿Cómo fue la experiencia de estar en la tele por primera vez? ¿Qué te pasó por la cabeza cuando de repente empezaste a ser una figura conocida con club de fans en otras partes del mundo?

A los dieciséis años me vine a vivir a Buenos Aires con la intención de vivir de la actuación y de perfeccionarme con distintos maestros. Hice algunas participaciones en tele y la verdad no tenía mucha noción de lo que hacía. Había hecho hasta el momento solo teatro y no tenía idea de cómo manejarme delante de una cámara. Me sentía perdidísima y con la necesidad de que no se notara. Recuerdo que, actitud 100% adolescente, intentaba hacerme la que entendía todo y no preguntaba con lo cual hacía todo mal. Con el tiempo aflojé el miedo y empecé a preguntar todo lo que se me escapara de las manos, sin preguntar no hay manera de conocer y aprender. Y por otro lado respecto a los diferentes soportes y espacios en los que se puede desarrollar la actuación: la actuación es una y lo voy a sostener siempre, pero la realidad es que cada soporte necesita del intérprete cosas diferentes.

Por otro lado verme en pantalla ya sea de televisión o de cine es raro, convengamos que es bastante antinatural verte a vos mismo y muchas veces pasado cierto tiempo, así que a veces ni reconocés lo que hiciste. La situación de los club de fans y seguidores de los programas en los que trabajé siento que es algo que va por fuera de lo actoral. Uno como artista trabaja para generar emociones y/o pensamientos y cuestionamientos en una audiencia y el público es necesario, bienvenido y festejado. Siempre agradecí la buena onda y el reconocimiento del trabajo. Pero me acuerdo que pensaba que entendía a fans de Madonna, que es una artista que tiene años de carrera, pero me costaba entender que alguien fuera fan mío que era alguien que recién empezaba. Creo que en esas etapas el fanatismo funciona más desde la identificación y la empatía. Yo les tengo mucho cariño y agradecimiento y aún hoy hablo con algunas chicas de España que son muy dulces e interesadas por el trabajo artístico de los actores argentinos. Es una locura darte cuenta que tu trabajo llega a otros países y que hay gente que lo sigue atentamente, hermoso, loco, raro, de todo un poco.

Quedaste seleccionada entre muchos aspirantes para ser parte del Laboratorio de Creación dirigido por Ricardo Bartis, que organiza el Teatro Cervantes ¿Cómo es trabajar con un director con semejante trayectoria? ¿Podés contarnos algo del proceso? ¿Cuándo se podrá ver?

Es una experiencia muy nueva que propone el Cervantes y me presenté porque me interesaba sobre todo por Bartís que es un maestro y director al que admiro y en el contexto del teatro nacional. Tuve la suerte de trabajar con varios directores/as y maestros/as de mucha trayectoria y la experiencia es siempre enriquecedora. Nuestra actividad es de recorrido, de vivencia, de lectura, de conocimiento, de paso por el cuerpo y de todo eso junto. Por esto poder estar bajo la mirada de alguien con tanto recorrido es una fortuna. Y también es un poco atemorizante, porque yo por lo menos, nunca me siento a la altura de las circunstancias, siempre siento que me falta hacer algo, que podría brindarle más al trabajo, a veces es angustiante y otras veces es un motor para levantar el rendimiento y el compromiso.

El Laboratorio es muy experimental y estamos haciendo unas sesiones abiertas a público para que puedan ver el proceso de las cuales quedan dos, una este sábado 9 de septiembre y otra el sábado 30 de septiembre. Para ir hay que entrar en la página de Teatro Cervantes y reservar los lugares.

Como actriz ¿Le tenés miedo profundamente a algo?

Como persona le tengo miedo profundamente a muchas cosas, pero intento curarme jajajaj. Como actriz no sé si le tengo miedo profundamente a algo, si me lo planteo ahora creo que a no poder dar de mí todo lo que un personaje necesita, algo como lo que dije antes, no estar a la altura de las circunstancias, que mis herramientas como intérprete no sean suficientes para cubrir algún rol. Pero de todos modos no creo que el miedo sea algo bueno para trabajar, creo que está muy bien ser responsable con el trabajo, formarse, ser respetuoso de los espacios, los textos, los trabajos y los personajes que uno encara. Hay que reemplazar miedo por compromiso y confianza.

Trabajaste en cine, teatro comercial e independiente, tele, publicidad… ¿qué deseos o aspiraciones tenés para tu profesión?

¡Ahhh qué difícil! Disfruto mucho de mi trabajo y de las experiencias que me brinda. Entre las cosas que me gustaría que me pasaran respecto de mi profesión están trabajar con directores y actores a los que admiro, tener la posibilidad de filmar o hacer televisión en otros países, tuve algunas experiencias y creo que el intercambio entre profesionales de distintos países abre muchísimo la cabeza. Me gustaría mucho hacer un musical también. Empecé a jugar y pensar ideas a partir de la pregunta y me estoy sorprendiendo jajajja. Es bienvenido todo lo que venga, el mayor deseo es vivir siempre de la actuación, porque no me imagino sin poder expresarme a través de esta herramienta y creo que además de una profesión es una forma de ver el mundo.

 

Ariadna Asturzzi

Comienza sus estudios de actuación y su formación como bailarina a los 5 años. Estudia actuación con los maestros Sergio D´angelo, Rubén Szuchmacher, Marcelo Savignone, Marcelo Mininno y Nora Moseinco. Su formación se completa con estudios vocales, estudios avanzados en el movimiento, escritura, narrativa, análisis de texto y cine.

En televisión protagonizó la mini-serie “Reinas”, ganadora del concurso del INCAA “Ficciones Federales” y formó parte de los elencos protagónicos de El Refugio, Romeo y Julieta, Niños de Cristal y Horizontes Lengua.

En cine co protagonizó el largometraje Desmadre de J. P. Martínez y Jazmín Stuart y participó de otros como Yo sé lo que envenena, El abismo… todavía estamos, Corazón Muerto y El Encuentro de Guayaquil.

No Comments

Post a Comment

Your email address will not be published.